Particulas que componen un atomo

Particulas que componen un atomo

Muón

Ahora que hemos hablado de los fundamentos de los átomos y los elementos, vamos a hablar de las partículas que componen el átomo. Las partículas más pequeñas que el átomo se denominan partículas subatómicas. Las tres partículas subatómicas principales que forman un átomo son los protones, los neutrones y los electrones. El centro del átomo se llama núcleo.

Los protones y los neutrones forman el núcleo de un átomo. Todos los protones son idénticos entre sí, y todos los neutrones son idénticos entre sí. Los protones tienen una carga eléctrica positiva, por lo que suelen representarse con la marca del signo «+». Los neutrones no tienen carga eléctrica y se dice que ayudan a mantener unidos a los protones, ya que los protones son partículas con carga positiva y deberían repelerse entre sí.

Si todos los protones son idénticos y todos los neutrones son idénticos, ¿qué hace que los átomos de dos elementos distintos sean diferentes entre sí? Por ejemplo, ¿qué hace que un átomo de hidrógeno sea diferente de un átomo de helio? Como hemos mencionado en nuestra discusión sobre los elementos y la tabla periódica, el número de protones y neutrones en el núcleo da a los átomos sus características específicas. En el gráfico que aparece a continuación observarás que cada uno de los tres elementos tiene un número diferente de protones (esferas rojas) y de neutrones (esferas azules).

Estructura del átomo

Un átomo típico está formado por tres partículas subatómicas: protones, neutrones y electrones (como se ve en el átomo de helio de abajo). También existen otras partículas, como las partículas alfa y beta (que se analizan más adelante). El modelo de Bohr muestra las tres partículas subatómicas básicas de forma sencilla. La mayor parte de la masa de un átomo se encuentra en el núcleo, una zona pequeña y densa en el centro de cada átomo, compuesta por nucleones. Los nucleones incluyen protones y neutrones. Toda la carga positiva de un átomo está contenida en el núcleo y se origina en los protones. Los neutrones tienen carga neutra. Los electrones, que tienen carga negativa, se encuentran fuera del núcleo.

El modelo de Bohr es obsoleto, pero representa las tres partículas subatómicas básicas de forma comprensible. Las nubes de electrones son representaciones más precisas de dónde se encuentran los electrones. Las zonas más oscuras representan dónde es más probable que se encuentren los electrones, y las zonas más claras representan dónde es menos probable que se encuentren.

Los protones fueron descubiertos por Ernest Rutherford en el año 1919, cuando realizó su experimento de la lámina de oro. Proyectó partículas alfa (núcleos de helio) sobre una lámina de oro y las partículas alfa positivas se desviaron. Llegó a la conclusión de que los protones existen en un núcleo y tienen una carga nuclear positiva. El número atómico o número de protones es el número de protones presentes en un átomo. El número atómico determina un elemento (por ejemplo, el elemento de número atómico 6 es el carbono).

Quark

Un átomo es la unidad de materia más pequeña que conserva todas las propiedades químicas de un elemento. Los átomos se combinan para formar moléculas, que luego interactúan para formar sólidos, gases o líquidos. Por ejemplo, el agua está compuesta por átomos de hidrógeno y oxígeno que se han combinado para formar moléculas de agua. Muchos procesos biológicos se dedican a descomponer las moléculas en los átomos que las componen para poder volver a ensamblarlas en una molécula más útil.

Los átomos están formados por tres partículas básicas: protones, electrones y neutrones. El núcleo (centro) del átomo contiene los protones (con carga positiva) y los neutrones (sin carga). Las regiones más externas del átomo se denominan envolturas electrónicas y contienen los electrones (con carga negativa). Los átomos tienen diferentes propiedades según la disposición y el número de sus partículas básicas.

Partes de un átomo

El átomo se considera el componente básico de la materia. Todo lo que tiene masa, es decir, todo lo que ocupa espacio, está compuesto por átomos. Aunque su nombre se refería originalmente a una partícula que no podía dividirse más -lo más pequeño posible-, ahora sabemos que cada átomo se compone generalmente de partículas más pequeñas. Dado que estas partículas componen los átomos, suelen denominarse partículas subatómicas. Hay tres partículas subatómicas: protones, neutrones y electrones.

Dos de las partículas subatómicas tienen carga eléctrica: los protones tienen carga positiva y los electrones carga negativa. Los neutrones, en cambio, no tienen carga. Una regla fundamental es que las partículas con la misma carga se repelen entre sí, mientras que las partículas con cargas opuestas se atraen. Así, al igual que los extremos opuestos de un imán, los protones y los electrones se atraen. Del mismo modo, al igual que cuando se experimenta resistencia al intentar juntar los mismos extremos de dos imanes, los protones se repelen de otros protones y los electrones se repelen de otros electrones.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad