Tipos de motores de combustion interna

Tipos de motores de combustion interna

Cigüeñal del vehículo

Un motor de combustión interna (motor ICE o motor IC) es un motor térmico en el que la combustión de un combustible se produce con un oxidante (normalmente aire) en una cámara de combustión que es parte integrante del circuito de flujo de fluido de trabajo. En un motor de combustión interna, la expansión de los gases a alta temperatura y alta presión producidos por la combustión aplica una fuerza directa a algún componente del motor. La fuerza se aplica normalmente a los pistones, los álabes de la turbina, un rotor o una tobera. Esta fuerza mueve el componente a lo largo de una distancia, transformando la energía química en energía cinética útil y se utiliza para propulsar, mover o impulsar lo que sea que el motor esté unido. Esto sustituyó al motor de combustión externa para aplicaciones en las que el peso o el tamaño del motor son importantes[1][2][3].

El primer motor de combustión interna con éxito comercial fue creado por Étienne Lenoir alrededor de 1860[4] y el primer motor de combustión interna moderno fue creado en 1876 por Nicolaus Otto (véase motor Otto).

El término motor de combustión interna suele referirse a un motor en el que la combustión es intermitente, como los más conocidos motores de pistón de cuatro y dos tiempos, junto con variantes, como el motor de pistón de seis tiempos y el motor rotativo Wankel. Una segunda clase de motores de combustión interna utiliza la combustión continua: las turbinas de gas, los motores a reacción y la mayoría de los motores de cohetes, que son motores de combustión interna según el mismo principio descrito anteriormente[4][5] Las armas de fuego también son una forma de motor de combustión interna,[5] aunque de un tipo tan especializado que suelen tratarse como una categoría aparte.

Cómo funciona un motor de combustión interna

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Pistón» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (enero de 2013) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Un pistón es un componente de los motores alternativos, las bombas alternativas, los compresores de gas, los cilindros hidráulicos y los cilindros neumáticos, entre otros mecanismos similares. Es el componente móvil que contiene un cilindro y se hace hermético mediante los segmentos del pistón. En un motor, su función es transferir la fuerza del gas en expansión en el cilindro al cigüeñal a través de un vástago y/o una biela. En una bomba, la función se invierte y la fuerza se transfiere del cigüeñal al pistón con el fin de comprimir o expulsar el fluido del cilindro. En algunos motores, el pistón también actúa como válvula tapando y destapando puertos en el cilindro.

En un motor de combustión interna actúa la presión de los gases de combustión en expansión en el espacio de la cámara de combustión en la parte superior del cilindro. Esta fuerza actúa entonces hacia abajo a través de la biela y sobre el cigüeñal. La biela está unida al pistón mediante un bulón giratorio. Este bulón está montado dentro del pistón: a diferencia de la máquina de vapor, no hay vástago ni cruceta (excepto en los grandes motores de dos tiempos).

Tipos de motores

Los motores son máquinas que convierten una fuente de energía en trabajo físico. Si necesitas que algo se mueva, un motor es justo lo que necesitas. Pero no todos los motores están hechos de la misma manera, y los diferentes tipos de motores no funcionan igual.

En la definición más amplia posible, estos motores necesitan una fuente de calor para convertirse en movimiento. Dependiendo de cómo generen dicho calor, pueden ser motores de combustión (que queman cosas) o no combustión. Funcionan mediante la combustión directa de un propulsor o mediante la transformación de un fluido para generar trabajo.  Como tales, la mayoría de los motores térmicos también se solapan con los sistemas de propulsión química. Pueden ser motores con respiración de aire (que toman oxidantes como el oxígeno de la atmósfera) o motores sin respiración de aire (que tienen oxidantes ligados químicamente al combustible).

Los motores de combustión interna (motores IC) son bastante omnipresentes hoy en día. Impulsan coches, cortacéspedes, helicópteros, etc. El mayor motor de combustión interna puede generar 109.000 CV para propulsar un barco que mueve 20.000 contenedores. Los motores de combustión interna obtienen la energía del combustible que se quema en una zona especializada del sistema denominada cámara de combustión. El proceso de combustión genera productos de reacción (escape) con un volumen total mucho mayor que el de los reactantes combinados (combustible y oxidante). Esta expansión es el verdadero pan de cada día de los motores de combustión interna: es lo que realmente proporciona el movimiento. El calor es sólo un subproducto de la combustión y representa una parte desaprovechada del almacén de energía del combustible, ya que en realidad no proporciona ningún trabajo físico.

George brayton

Motor de combustión internaLos motores de combustión interna (MCI) son la forma más común de motores térmicos, ya que se utilizan en vehículos, barcos, buques, aviones y trenes. Se denominan así porque el combustible se enciende para realizar el trabajo dentro del motor[1] y la misma mezcla de combustible y aire se emite como escape. Esto puede hacerse con un pistón (llamado motor alternativo) o con una turbina.

Los motores térmicos de combustión interna funcionan según el principio de la ley de los gases ideales: [math]pV=nRT[/math]. El aumento de la temperatura de un gas aumenta la presión que hace que el gas quiera expandirse.[1] Un motor de combustión interna tiene una cámara a la que se le añade combustible que se enciende para aumentar la temperatura del gas.

Cuando se añade calor al sistema, se obliga al gas de su interior a expandirse. En un motor de pistón, esto hace que el pistón se eleve (véase la figura 2), y en una turbina de gas, el aire caliente se introduce en la cámara de la turbina, haciéndola girar (figura 1). Al acoplar el pistón o la turbina a un árbol de levas, el motor es capaz de convertir una parte de la energía aportada al sistema en trabajo útil[2] Para comprimir el pistón en un motor de combustión intermitente, el motor expulsa el gas. A continuación, se utiliza un disipador de calor para mantener el sistema en funcionamiento a una temperatura constante. Una turbina de gas, que utiliza la combustión continua, simplemente expulsa sus gases de forma continua en lugar de hacerlo en un ciclo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad