Como contestar a una persona prepotente

Como contestar a una persona prepotente

Cómo molestar a una persona arrogante

Dar una respuesta adecuada a una persona arrogante habla de confianza en sí mismo. Las personas arrogantes muestran abiertamente su desprecio por los demás, y pueden indisponerse fácilmente, a menos que reciban una de estas nueve respuestas:

Esta frase ayudará a una persona arrogante a comprender que cultiva estereotipos en su pensamiento, y que está lejos de ser objetiva. Sólo dejarán de expresar tales pensamientos cuando se les advierta que lo que dicen es erróneo.

Puedes detener las discusiones negativas si sugieres que uno de tus parientes es exactamente igual a la persona de la que están hablando en términos negativos. Esto hace que una persona arrogante entienda que esas palabras son un insulto para ti y que no tolerarás las ofensas.

Una persona arrogante se cree mejor que los demás. Pídeles que te expliquen por qué tienes que tener una actitud diferente hacia ellos. Puede que escuches explicaciones muy interesantes, pero lo más probable es que eviten una respuesta directa.

Detén la conversación con una persona arrogante con un estilo tan categórico como el suyo. Esta frase ayudará a poner fin a los comentarios ofensivos. Una persona arrogante no tiene oídos para los demás, y por eso debes poner fin a este tipo de discusiones de forma significativa.

Trabajar con una persona arrogante

Tanto si se trata de un comentario pasivo-agresivo como de un desprecio en toda regla, las personas arrogantes pueden tener un efecto negativo en tu actitud. Incluso pueden influir en cómo te ves a ti mismo y en cómo tratas a las personas que te rodean.

Si tienes una conversación con una persona arrogante y te dice algo que hiere tus sentimientos, simplemente dilo. La mayoría de las veces, una persona arrogante no entiende el significado de sus palabras, así que responde diciendo «ay» o «eso duele». Esperemos que eso les haga darse cuenta de que sus palabras tienen peso.

Esta respuesta pretende ayudar a la persona arrogante a ver el fundamento o el razonamiento que hay detrás de la generalización, el estereotipo o el insulto que acaba de utilizar. Rara vez se pide a una persona arrogante que analice sus propias afirmaciones de forma analítica, pero es de esperar que esto les haga ver lo que está mal en su elección de palabras.

Todo el mundo tiene derecho a tener su propia opinión cuando se trata de política, injusticias sociales y todos los demás temas candentes de los que hablamos a diario, pero es importante darse cuenta de que nuestras opiniones no son las únicas que existen. Los arrogantes no siempre lo recuerdan, y hay que recordárselo.

Cómo lidiar con un hombre arrogante en una relación

Las personas arrogantes parecen creer que lo saben todo. Si se lo permites, pueden ponerte de los nervios o decepcionarte y mantenerte ahí. En lugar de enfadarte, entristecerte o deprimirte, es mejor encontrar un enfoque que funcione bien contigo para hacer frente a la arrogancia y a los comentarios de las personas que obviamente están tan llenas de sí mismas y asegurarte de que funciona efectivamente con tu personalidad.

Resumen del artículoXEstar rodeado de personas arrogantes puede ser frustrante, pero puedes afrontarlo minimizando tu relación con ellas. Si ves que se acercan a ti, actúa de forma ocupada para minimizar tu implicación con ellos. Si te ves envuelto en una conversación con alguien arrogante, reacciona lo menos posible diciendo «Ya», «Ya veo» o «¿De verdad?» para cerrar la conversación lo antes posible. O bien, cambia el tema de conversación a la primera oportunidad para no tener que oírle presumir de sí mismo o menospreciar a los demás. Si quieres discrepar con ellos, intenta hacerlo con educación para que no se sientan atacados personalmente. Por ejemplo, di algo como: «Esa es una forma de verlo. Sin embargo, en mi experiencia, he visto que las cosas suceden de manera muy diferente». Para más consejos, incluyendo cómo identificar a una persona arrogante, sigue leyendo.

Cómo manipular a una persona arrogante

Hace unos años, entrevisté a una joven para un puesto en nuestra empresa. Durante la entrevista, empecé a explicarle las oportunidades de ascenso. Antes de que terminara, me interrumpió para decir: «¡El único trabajo que quiero es el tuyo!».

Otros podrían ver ese comportamiento como una actitud súper confiada, un rasgo más deseable. Pero hay una fina línea entre la arrogancia y la confianza, y puede ser difícil distinguirlas, sobre todo porque en muchas culturas occidentales fomentamos y premiamos la autopromoción como la clave del éxito.

En primer lugar, las personas arrogantes suelen creer que no tienen nada que aprender de los demás, por lo que actúan como sabelotodo. Luchan con uñas y dientes para tener la razón y demostrar que los demás están equivocados. Como resultado, no escuchan las opiniones de los demás.

A los arrogantes también les gusta hablar de sí mismos. Mucho. Presumen de sus logros, habilidades y capacidades, y a menudo ignoran a los que les rodean. En las reuniones, por ejemplo, las personas arrogantes suelen buscar el protagonismo. Consciente o inconscientemente, hacen que los demás se sientan menos importantes. Puede que utilicen un lenguaje condescendiente, que hablen por encima de los demás o que muestren un lenguaje corporal que demuestre falta de interés por los demás.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad