Estructura de lewis de o2

Estructura de lewis de o2

Resonancia de la estructura de lewis del o2

Transcripción: Esta es la estructura de Lewis del O2 2-. Para el ion peróxido, el oxígeno tiene seis electrones de valencia. Tenemos dos Oxígenos, y luego tenemos que tener en cuenta estos dos electrones de valencia adicionales aquí arriba, así que los sumaremos para un total de 14 electrones de valencia para la estructura 02 2- Lewis. Pondremos dos átomos de oxígeno uno al lado del otro justo aquí y pondremos dos electrones para hacer un enlace químico, así que hemos usado dos. Y luego vamos a llenar los octetos, 4, 6 … y 14.

Así que hemos utilizado todos los electrones de valencia en la estructura O2 2- Lewis. Este oxígeno aquí tiene 8 electrones de valencia, tiene un octeto. Este oxígeno de aquí tiene 8 electrones de valencia también, por lo que también tiene un octeto. Para mostrar que el O2-2 es un ion, pondremos paréntesis alrededor y pondremos -2 en la parte superior. Y ahí lo tienes: la estructura de Lewis para O2 2-, el ion peróxido.

Estructura del o2

Otra forma de cumplir la regla del octeto es compartiendo electrones entre los átomos para formar enlaces covalentes. Estos enlaces son más fuertes y mucho más comunes que los enlaces iónicos en las moléculas de los organismos vivos. Los enlaces covalentes se encuentran habitualmente en las moléculas orgánicas basadas en el carbono, como nuestro ADN y las proteínas. Los enlaces covalentes también se encuentran en moléculas inorgánicas como el H2O, el CO2 y el O2. Se pueden compartir uno, dos o tres pares de electrones, formando enlaces simples, dobles y triples, respectivamente. Cuantos más enlaces covalentes haya entre dos átomos, más fuerte será su conexión. Así, los enlaces triples son los más fuertes.

La fuerza de los diferentes niveles de enlace covalente es una de las principales razones por las que los organismos vivos tienen dificultades para adquirir nitrógeno para utilizarlo en la construcción de sus moléculas, a pesar de que el nitrógeno molecular, N2, es el gas más abundante en la atmósfera. El nitrógeno molecular está formado por dos átomos de nitrógeno triplemente enlazados entre sí y, como ocurre con todas las moléculas, el hecho de compartir estos tres pares de electrones entre los dos átomos de nitrógeno permite llenar sus envolturas electrónicas externas, lo que hace que la molécula sea más estable que los átomos de nitrógeno por separado. Este fuerte triple enlace dificulta que los sistemas vivos rompan este nitrógeno para utilizarlo como componente de las proteínas y el ADN.

Sin estructura de lewis

Esta es la estructura de puntos de Lewis para el O2, comúnmente conocido como gas oxígeno. Debido a la alta electronegatividad del oxígeno (afinidad por los electrones), el elemento puro se encuentra casi exclusivamente en este estado o en el del ozono (O3 – una estructura de Lewis distinta para otro post). Al dibujar la estructura, puedes sustituir las líneas individuales por dos puntos que simbolizan los dos electrones que contiene el enlace. Al compartir dos electrones cada uno, ambos átomos llenan sus cáscaras de valencia con ocho electrones, tal y como exige la regla del octeto para las tres primeras líneas de la tabla periódica. Al tratarse de un doble enlace, los dos átomos crean un enlace lineal hibridado sigma-pi «sp».

Debido a estas propiedades, la molécula se considera generalmente no polar. Entre estos dos átomos no hay diferencia de electronegatividad, lo que significa que las moléculas de O2 sólo interactúan a través de las débiles fuerzas de dispersión de London. Esto conduce a la confirmación estable que existe naturalmente en la atmósfera.

No se puede subestimar la importancia de este elemento en nuestros sistemas químicos. El oxígeno es el elemento más abundante en la Tierra, constituyendo casi la mitad de la atmósfera y la corteza [1] y el elemento más abundante en el universo después del hidrógeno y el helio.

N2 estructura de lewis

Durante el enlace químico son los electrones de valencia los que se mueven entre los diferentes átomos. Para poder llevar la cuenta de los electrones de valencia de cada átomo y cómo pueden compartirse en el enlace, utilizamos la estructura de puntos de Lewis para átomos y moléculas. En este enfoque representamos los electrones de valencia como puntos alrededor del símbolo del elemento. Por ejemplo, el oxígeno tiene 6 electrones de valencia, así que escribimos el símbolo O para el oxígeno y lo rodeamos con 6 puntos:

Los electrones no apareados se representan como puntos simples y los apareados como puntos dobles. La colocación de los puntos simples o dobles alrededor del símbolo no es crítica. Como alternativa, podemos representar los electrones emparejados como una línea. Es decir, sustituimos los puntos dobles como se muestra a continuación:

Consideremos otros ejemplos. Un átomo de sodio tiene 11 electrones, pero sólo uno es un electrón de valencia. Los otros 10 están dentro de una capa cerrada con una configuración de electrones de neón. Por lo tanto, dibujamos la estructura de Lewis para un átomo de sodio como el símbolo Na con un solo punto:

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad