Descubridor de la tumba de tutankamón

Descubridor de la tumba de tutankamón

Tutankha… y el ag… dorado

Howard Carter (9 de mayo de 1874 – 2 de marzo de 1939) fue un arqueólogo y egiptólogo británico. Se hizo mundialmente famoso tras descubrir en noviembre de 1922 la tumba intacta del faraón de la dinastía XVIII, Tutankamón, la tumba faraónica mejor conservada jamás encontrada en el Valle de los Reyes.

Howard Carter nació en Kensington el 9 de mayo de 1874, siendo el hijo menor (de once) del artista e ilustrador Samuel John Carter y Martha Joyce (de soltera Sands). Su padre le ayudó a formar y desarrollar su talento artístico[1].

Carter pasó gran parte de su infancia en casa de unos parientes en la ciudad comercial de Swaffham, el lugar de nacimiento de sus padres[2][3]. La cercana mansión de la familia Amherst, Didlington Hall, contenía una importante colección de antigüedades egipcias, lo que despertó el interés de Carter por ese tema. Lady Amherst quedó impresionada por sus habilidades artísticas, y en 1891 impulsó al Fondo de Exploración de Egipto (EEF) a enviar a Carter a ayudar a un amigo de la familia Amherst, Percy Newberry, en la excavación y registro de las tumbas del Reino Medio en Beni Hasan[4].

La tumba de tut-ankh… descubierta…

El arqueólogo y egiptólogo británico Howard Carter, junto con su patrocinador, Lord Carnarvon, pasaron muchos años y mucho dinero buscando una tumba en el Valle de los Reyes de Egipto que no estaban seguros de que existiera. Pero el 4 de noviembre de 1922 la encontraron. Carter había descubierto no sólo una tumba egipcia antigua desconocida, sino una que había permanecido casi intacta durante más de 3.000 años. Lo que había en la tumba del Rey Tut asombró al mundo.

Carter había trabajado en Egipto durante 31 años antes de encontrar la tumba del rey Tut. Había comenzado su carrera en Egipto a los 17 años, utilizando su talento artístico para copiar escenas murales e inscripciones. Ocho años después (en 1899), Carter fue nombrado inspector general de monumentos del Alto Egipto. En 1905, Carter renunció a este puesto y en 1907 pasó a trabajar para Lord Carnarvon.

A George Edward Stanhope Molyneux Herbert, quinto conde de Carnarvon, le gustaba correr en el recién inventado automóvil. Pero un accidente automovilístico en 1901 le dejó maltrecho. Vulnerable al húmedo invierno inglés, Lord Carnarvon comenzó a pasar los inviernos en Egipto en 1903. Para pasar el tiempo, se dedicó a la arqueología como pasatiempo. Al no encontrar más que un gato momificado (todavía en su ataúd) en su primera temporada, Lord Carnarvon decidió contratar a alguien experto para las siguientes. Para ello, contrató a Carter.

Howard carter tutankamón

En el siglo XX se produjo una carrera entre los excavadores para descubrir la tumba de Tutankamón en el Valle de los Reyes. Se hicieron varios descubrimientos que al principio parecían estar relacionados con la tumba de Tutankamón, pero sólo fueron falsas alarmas. Pero finalmente, en 1903, se produjo un accidente automovilístico, que acabó conduciendo al descubrimiento de la tumba de Tutankamón. ¿Cómo?

Lord Carnarvon, cuyo coche fue el segundo registrado en Inglaterra, tuvo el primer accidente automovilístico de la historia. Y, como la mayoría de los ingleses ricos, fue a Asuán, en Egipto, para recuperarse. El país le pareció fascinante y decidió quedarse a realizar excavaciones allí.

Así fue como acabó contratando a Howard Carter, un excavador en paro que intentaba sobrevivir vendiendo cuadros. Pero no podían excavar en el Valle de los Reyes porque la concesión pertenecía entonces a Theodore Davis. Así que entonces excavaron en otros lugares. Pero después de cinco años, se dieron por vencidos porque no habían encontrado mucho.

Las cosas cambiaron en 1917. El equipo de Carter-Carnarvon obtuvo permiso para excavar el Valle de los Reyes porque Theodore Davis había renunciado a la concesión. Davis pensaba que el Valle estaba agotado y que no quedaba nada por encontrar. Carter y Carnarvon tomaron la concesión con un objetivo: buscar la tumba de Tutankamón.

La maldición del faraón

Los datos son «tremendamente emocionantes», dice Ray Johnson, egiptólogo del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago en Luxor, Egipto, que no participó en la investigación. «Está claro que hay algo al otro lado de la pared norte de la cámara funeraria». La posibilidad de que haya cámaras adicionales más allá de la tumba de Tutankamón ha sido investigada anteriormente por varios equipos, a menudo trabajando con empresas privadas. Pero los resultados han sido contradictorios y muchos investigadores han descartado la idea. Por ejemplo, Francesco Porcelli, un físico de la Universidad Politécnica de Turín (Italia) que dirigió un estudio de GPR en el interior de la tumba en 2017, insiste en que sus datos descartan la existencia de habitaciones ocultas conectadas con la tumba.

La reina perdida de EgiptoEl equipo de Eldamaty estaba investigando la teoría de que la tumba de Tutankamón, que fue descubierta en 1922 y es inusualmente pequeña para un entierro real, contiene extensas cámaras ocultas y quizás incluso el lugar de descanso perdido de Nefertiti. Algunos egiptólogos creen que inmediatamente antes del reinado de Tutankamón, en el siglo XIV a.C., Nefertiti, cuya hija estaba casada con Tutankamón, gobernó brevemente como faraón. Su tumba en el Valle de los Reyes nunca se ha encontrado.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad